martes, 13 de noviembre de 2007

La Moral de Jesús - Clase magistral

  • La Moral de Jesús se basa en el Mandamiento principal: Amar a Dios y al Prójimo
  • Producto de este principio, se desprende un principio adicional: La unidad entre moral religiosa y moral social. Se une así lo ético y lo moral, antes 2 visiones escindidas por provenir de 2 fuentes distintas, la filosofía (ética) y la religión (moral)
  • El amor a Dios se expresa en el amor a los hermanos. Todo comportamiento y palabra cristianas tienen una dimensión ético-social y viceversa, todo comportamiento y palabra respecto a lo social tiene una dimensión religiosa. Lo social se ve iluminado por la palabra de fe y es allí donde alcanza su dimensión salvífico/plenificante/liberadora
  • Problema que soluciona Jesús: Entender que lo moral es un exigitivo con relación a Dios, un deber que cumplir con respecto a Él.... esto lo corrige Jesús, él lleva a comprender que escencialmente la moral es un deber con el ser del hombre; es precisamente a través de la moral que el ser humano logra y tiene posibilidad única y excluyente de alcanzarse a sí mismo como ser-en-totalidad (Heidegger).
  • La moral es deber con relación a Dios sólo porque es deber con relación al ser humano. Por que Dios quiere la plenitud/felicidad del hombre es que el hombre ha de seguirla propuesta de Dios.
  • El centro del que-hacer y del pensar moral que viene de Dios es LA PERSONA (vg. curar en sábado). Ella es el criterio de discernimiento del actuar y la ley moral porque ella es lo más importante para Dios: la persona es hija de Dios.
  • Principio básico de la moral cristiana es la protección de la dignidad humana, ello implica que el cristiano es escencialmente lo que Dios es con el hombre: presencia de salvación/liberación/plenitud.
  • La moral cristiana es un estilo de vida, que lleva al creyente a marcar la diferencia en el mundo en tanto hace presente la salvación/liberación/plenitud de Dios para el otro, para la comunidad y para la historia humana.
  • Se trata de la salvación DE Dios, la que es a SU estilo, conforme a SU Revelación, a sus leyes y preceptos, no a los nuestros o conforme a nuestros criterios o modos circunstanciales de pensar. Hay una TOTAL dependencia de Dios en el obrar humano, a riesgo de fracasar existencialmente como persona y como género humano